La contaminación, el polvo, la grasa que producimos y los productos para el cabello, hacen que los folículos del cuero cabelludo se tapen.

Como consecuencia, el cabello tarda más tiempo en crecer, se cae, se ve opaco, se siente pesado y no queda más que darle una limpieza más profunda.

Curiosamente podemos limpiarlo con productos que tenemos en la cocina y son muy fáciles de aplicar, a continuación te decimos cómo.

  • Bicarbonato de sodio

Tiene un efecto desinfectante y deodorizante, por lo que si lo agregas a tu shampoo lograrás un cuero cabelludo más fresco.

En la cantidad de shampoo que uses para lavar tu cabello, mezcla un puñito de bicarbonato de sodio. Aplícalo como normalmente lo haces y enjuaga.

Con el paso de los días notarás que tu cabello está más ligero.

  • Vinagre de manzana

Tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que logran limpiar las impurezas en el cuero cabelludo.

Mezcla dos cucharadas de vinagre en una taza con agua y aplica el líquido luego de haber lavado tu cabello con shampoo.

Enjuágalo de nuevo con abundante agua.

  • Arcilla roja

Es rica en oligoelementos y óxido de hierro que proporcionan propiedades muy absorbentes para limpiar poros e impurezas.

Prepara una mascarilla para el cabello, mezclando 3 o 4 cucharadas de arcilla en agua. Cuando los ingredientes estén bien integrados, aplica la mezcla en el cabello húmedo y deja actuar entre 15 y 20 minutos.

Enjuaga con abundante agua y termina de eliminar los restos de la arcilla con tu shampoo regular.

  • Jugo de jitomate

Licúa un jitomate y cuélalo. Aplica el jugo en todo tu cabello desde la raíz hasta la punta, cúbrelo con un gorro o una toalla y deja actuar por 20 minutos.

En la piel, el efecto del jitomate es astringente y reduce la grasa, por lo que es muy bueno para quitar residuos en el cuero cabelludo.

Compartir
¿Quieres recibir más contenido como este?Suscríbete y entérate de las novedades

Comentarios

Escribe un comentario




No hay comentarios

Cerrar